a



Detalles de la boda del año

Por: Revista Amiga

Luego de una larga espera fuimos testigos de la boda real de Kate y William, ahora Duques de Cambridge, la cual nos hizo recordar con nostalgia la unión de Diana y Carlos. Con este enlace llegó a su fin el suspenso de cómo sería el vestido de la novia. En el reciente enlace muchos fueron […]

Luego de una larga espera fuimos testigos de la boda real de Kate y William, ahora Duques de Cambridge, la cual nos hizo recordar con nostalgia la unión de Diana y Carlos. Con este enlace llegó a su fin el suspenso de cómo sería el vestido de la novia. En el reciente enlace muchos fueron los detalles alrededor del evento catalogado como la boda del año, conócelos.

El 29 de abril a las 11:00 de la mañana, en Inglaterra tuvo lugar la boda real. La ceremonia se llevó a cabo en un día con significado especial, pues es cuando las mujeres solteras le ruegan a Santa Catalina que les conceda esposo.

Uno de los misterios era el vestido de la novia, el cual pudo verse cuando Kate bajó del Rolls-Royce Phantom VI, que la conducía a la Abadía de Westminster. Creado en tela color marfil por Sarah Burton, diseñadora al frente de la firma Alexander McQueen, según palabras del diseñador Karl Lagerfeld, el traje era ‘elegante y chic’.

  • El ramo fue un dulce e ingenioso detalle para su futuro esposo, porque incluía flores conocidas en el Reino Unido como Sweet William o Dulce Guillermo.
  • La música de la ceremonia estuvo a cargo del Coro de la Abadía, formado por 20 niños, el Coro de la Capilla Real y la Orquesta de Cámara de Londres.
  • Los Middleton ya forman parte de la familia, pues fueron incluídos en la foto oficial de la familia real británica. Una de las damitas es nieta de Camila Parker.

Por su parte, William optó por el uniforme de gala de mayor rango militar, el cual corresponde a su nombramiento como coronel de los Guardias Irlandeses. Un detalle curioso al respecto es que la insignia de la Guardia Irlandesa es la estrella de ocho puntas de la Orden Más Ilustre de San Patricio, la cual cuenta con el lema del Regimiento de ‘Quis Separabit?’, ‘¿Quién nos separará?’, según informó el sitio oficial de la boda.
Por su parte, la Reina Isabel II se inclinó por un traje amarillo y su propósito, según la tradición, era expresar a través de ese tono el afecto especial por su nieto, el segundo en la línea de sucesión al trono británico.
Yi111418394638
La familia real, antes tan apegada a tradiciones obsoletas, tuvo que ponerse al día y aceptar que la nueva pareja rompió con muchos paradigmas. Mucho tiene que ver el carácter del joven primogénito, quien según el especialista en la realeza, Dickie Arbiter, es un ‘hombre con ideas propias. Se ha creado su propio espacio, él decide qué quiere hacer y cuándo’, dijo Arbiter. ‘El hecho de que Guillermo y Kate tuvieran una larga relación es bastante elocuente’.

Celebración y economía

Los bares o pubs se abarrotaron, los súbditos de Su Majestad gastaron sin medida, los turistas fluyeron y todos los objetos alusivos se vendieron como pan caliente. De forma casi inocente el anuncio del compromiso ayudó a la tan necesitada economía británica, señalan algunos analistas.

Yi111418395124

‘¡Mil millones de gracias, Guillermo!’, fue el título de una publicación especializada en farándula tras el anuncio en noviembre de 2010 del compromiso de la joven pareja, esto porque desde entonces miles de tazas conmemorativas, cervezas ‘Kiss me Kate’, platos de cartón con el escudo real, muñecas y afiches se han vendido.

Richard Lowe, analista financiero, expresó que el impacto económico a largo plazo lo generará Kate Middleton, pues es probable que tenga el mismo efecto benéfico que Michelle Obama, acerca de las marcas británicas que decida vestir.

Presas del protocolo

Los primeros malabares sociales de la pareja estuvieron relacionados con la elaboración de la lista de invitados. Si bien su unión no fue un acto de Estado, sí tuvo la presión de cumplir con los estatutos reales que los obligaba a invitar a por lo menos 1,900 representantes políticos del mundo.

En este sentido, Middleton hizo gala de su influencia en Guillermo y consiguió invitar, entre otros, a un carnicero, un tendero y un tabernero de su pueblo natal, Bucklebury, quienes compartieron espacio con invitados famosos como el astro del fútbol David Beckham junto con su esposa Victoria, Elton John y su compañero David Furnish y el venerable budista Bogoda Seelawimala.Yi111418395418

  • Victoria Beckham fue una de las favoritas de los críticos de moda.
  • Uno de los invitados especiales fue Sir Elton John y su pareja.
  • La reina Sofía y la princesa de Asturias lucieron tocado y sombrero como cortesía al protocolo inglés.

Al final la lista fue ecléctica, ya que el príncipe Carlos hizo de las suyas al invitar, además de sus amigos ricos, a su bartender favorito y a un instructor de yoga de la isla caribeña de Mustique, lugar predilecto de la realeza para vacacionar. Pero el toque moderno lo dieron Kate y Guillermo al invitar a numerosos amigos cercanos, incluyendo antiguos novios y novias.

Una recepción inolvidable

Luego de la ceremonia realizada en la Abadía de Westminster y del recorrido de la carroza real para saludar al pueblo británico, se efectuó la fiesta en el Palacio de Buckingham, pero no fue la única celebración, pues en las calles de Londres se realizaron más de cuatro mil festejos con la venia del Primer Ministro británico, David Cameron, quien al lado de su esposa, además de asistir a la recepción real, participaron en un festejo callejero realizado en la calle Downing.

Por su parte, los cocineros tuvieron el reto de alimentar a los más de 600 invitados. Durante la reunión se ofreció un bufé de 150 tipos de bocadillos, una selección de opciones saladas, calientes y frías, así como canapés dulces con un marcado toque inglés.
Yi1114183102554

  • Recorrido de la carroza real.
  • Fiona Cairns, célebre pastelera que tuvo a su cargo el diseño de los pasteles.
  • Se sirvieron más de150 tipos de bocadillos.

Según expresó el director de la Casa Real, los invitados de la Reina Isabel II de Inglaterra pudieron apreciar los exclusivos salones privados (como El Salón de Música, los salones Azul y Blanco y la Galería de Arte) decorados con cuadros de Rembrandt, Rubens y Vermeer.

Un detalle especial lo aportaron los pasteles, uno de fruta tradicional en la cultura inglesa y, el otro, una torta de galletas de chocolate, una receta especial proporcionada por la familia real a solicitud del príncipe Guillermo. Ambos realizados por la empresa McVitie por la célebre pastelera Fiona Cairns.

Amor real por la tecnología

Entre muchas cosas la boda real se caracterizó por acercarse a los súbditos y la gente de la calle, esto quedó evidenciado con el anuncio del compromiso a través de Twitter y por ser la boda retransmitida por primera vez en directo por Internet, además de despejar cualquier inquietud desde su portal oficial.

El pasado 29 de abril, Guillermo y Kate se convirtieron en la décimo sexta pareja principesca que se casa en la Abadía de Westminster de Londres. Pero fue la primera vez que el acontecimiento se retransmitió en directo en la Red. El gobierno británico estima que 2,000 millones de personas siguieron el desarrollo del enlace por televisión en todo el mundo.

Además, un disco con la banda sonora de la ceremonia en formato digital salió a la venta casi simultáneamente en iTunes y 10 días antes de la fecha se lanzó la primera aplicación ‘real’ para teléfonos inteligentes.Yi111418310289

  • El canal oficial de la boda real retransmitió la ceremonia.
  • Un momento inolvidable fue el nerviosismo del príncipe William al tratar de colocar la sortija.
  • Después de más de ocho años de noviazgo la pareja se unió en matrimonio.

Los mejores deseos

La Iglesia de Inglaterra, un poco antes de la boda, publicó una oración para que la pareja real fortaleciera su amor, mantuviera sus promesas y sea siempre fiel.

Entretanto, los abogados británicos especializados en divorcios le hicieron una fría y calculadora declaración al príncipe Guillermo: no todos los cuentos de hadas tienen final feliz.

Al respecto, la familia real británica ha estado plagada de matrimonios fallidos, tres de los cuatro descendientes de la reina Isabel II se han divorciado y el tío de Guillermo del lado materno, Charles Spencer, tiene dos ex esposas.

Pese a estos antecedentes y a las quejas por el alto costo de la boda, el pueblo británico y miles de admiradores alrededor del mundo apuestan a que la joven pareja moderna y humanitaria, sea feliz y tenga un matrimonio duradero.

Por Karla Rímola

Fuentes y fotos: AFP, AP, EFE.

Encuentra más en Revisa Amiga




Comparte este artículo

Ingresa a



REGISTRO EXITOSO

ERROR


Prensa Libre se reserva el derecho de moderar los comentarios con contenidos ofensivos y ajenos a los temas en los foros.

Terminos y Condiciones | Consultas llamar al 1716


Notas relacionadas