a



La parte más dulce de la boda

Por: Revista Amiga

Elegir el pastel no es fácil cuando se trata de uno tan especial y existe variedad de diseños, sabores y colores. Infórmense acerca de las opciones y aprovechen esta diversidad para satisfacer los gustos de ambos. Hoy no te puedes quejar por opciones para el pastel de boda y tampoco existe uno mejor que otro, […]

Elegir el pastel no es fácil cuando se trata de uno tan especial y existe variedad de diseños, sabores y colores. Infórmense acerca de las opciones y aprovechen esta diversidad para satisfacer los gustos de ambos.

Hoy no te puedes quejar por opciones para el pastel de boda y tampoco existe uno mejor que otro, es cuestión de gustos y aspectos como dónde se va a realizar la recepción, a qué hora y cuál es el presupuesto.

La variedad de diseños va desde bizcochos cuadrados o torres que combinan tortas redondas y cuadradas, hasta los pasteles en desniveles y temáticos que permiten integrarlos a la decoración de la fiesta. Por ejemplo, con elementos de rock and roll, circo o retro. Esto permite que los novios expongan y combinen sus propios gustos y pasatiempos. ‘Hemos realizado pasteles de Arturito (Star Wars), incluso mini cakes en forma de balón de futbol para algunas bodas’, comenta Claudia Fernández, de Casa Pastel.

Carmen María Gómez, de Pasteles Artísticos, destaca que en Latinoamérica es común dar altura al pastel o separarlo en varias tortas, pues es tradición darle protagonismo. Sin embargo, en la actualidad también hay quienes imitan la tendencia europea de colocar torta sobre torta.

Esa es la forma en que suele trabajar el diseñador internacional Ron Ben Israel, cuyos pasteles se caracterizan por su originalidad y elegancia. Desde torta sobre torta en blanco absoluto y flores comestibles que caen graciosamente sobre todo el pastel, hasta diseños que involucran la moda en el vestuario como imitación de listones finos, encajes, flores gigantes a un lado de la torre de bizcochos. Estos diseños son perfectos para una boda formal y elegante, agrega Fernández.

Aunque no siempre tan sobrios, en Guatemala suelen predominar los pasteles de diseño conservador, agrega Gómez. Pues aun cuando las parejas decidan ofrecer una torta de chocolate y una de vainilla, algo que buscan las parejas más jóvenes, la cobertura de ambas suele ser siempre blanca con detalles como listones o flores.

En cuanto a tendencias

Actualmente se empieza a introducir el estilo minimalista con diseños muy limpios, pocos detalles y acabados finos. Ejemplo de ello es una torre de tortas con cobertura blanca, intercaladas con rosas blancas que conservan algunas hojas verdes, una propuesta muy elegante de Israel.

Pero otras propuestas más coloridas son combinaciones de fondant blanco con fondant negro (a base de chocolate) con detalles en verde, fucsia o turquesa. También han gustado mucho los pasteles con distintos tonos de verde, los blancos con detalles de flores rojas y la combinación de turquesa con café, coinciden Gómez y Fernández.

No desaparecen de escena los mini cakes, los cuales han ganado bastante preferencia. Existen opciones varias con diseños como cartuchos, moñas, bordados, estrellas, corazones, flores, incluso de dos mini torres, pero debes tener en cuenta que el detalle de este trabajo también incrementa el costo. De acuerdo con Gómez, se requiere de personal especializado y una torre de mini cakes toma el esfuerzo de elaborar cuatro pasteles de boda enteros.

En caso te decidas por esta opción, Fernández sugiere ordenar el número de mini cakes igual al total de los invitados para que nadie se quede sin disfrutar de estas delicias. Cuando el pastel de boda se realiza en torre o varias tortas, la recomendación general para calcular el tamaño es considerar el 85 por ciento de los invitados.

Sabores para todos los gustos

Si ya te aburriste de la amapola y la vainilla, no te preocupes. Algunas combinaciones para estas masas tradicionales son crema mocca, limón o almendras, sugiere Gómez. Otras opciones de sabores son coco, naranja, nuez y guindas, chocolate, terciopelo rojo, chocolate con naranja y piña; con rellenos de crema francesa, mousse de cajeta, crema de avellanas o mermeladas preparadas en casa, cuenta Fernández.

¿Todavía se usan los novios?

Claro que sí, pero ahora la pareja no luce rígida sobre el pastel, sino se han puesto de moda figuras con escenas cómicas, por ejemplo la novia jalando al novio, incluso acompañados de su mascota, comenta Fernández. Por lo general este tipo de ornamento se hace de azúcar.

Pero quienes han ganado protagonismo en los últimos años son las flores, en especial las naturales. Esto por varias razones, permite que el pastel se integre perfectamente a la decoración del lugar, da la sensación de frescura y vivimos en un país productor de flores, lo que da opciones para elegir y resulta más económico.

Gómez explica que para adornar el pastel de boda, actualmente están de moda las hortensias en tonos verde manzana y lila. Y para ella, su especialidad es trabajar las flores rojas, símbolo de romance y pasión, sobre tortas completamente blancas. Algunos diseños propios son el bizcocho en forma de corazón con un par de argollas agrandadas y comestibles, o tortas con corazones o iniciales de los novios elaboradas en pastillaje.

Por Alejandra Cardona
Fuentes: Claudia Fernández, de Casa Pastel. Carmen María Gómez, de Pasteles Artísticos. Sitio web: www.weddingcakes.com

Encuentra más en Revisa Amiga




Comparte este artículo

Ingresa a



REGISTRO EXITOSO

ERROR


Prensa Libre se reserva el derecho de moderar los comentarios con contenidos ofensivos y ajenos a los temas en los foros.

Terminos y Condiciones | Consultas llamar al 1716


Notas relacionadas