a

Sabores en miniatura

Por: Revista Amiga

El júbilo de los recién casados se comparte con los invitados al banquete nupcial. Las apetitosas boquitas son la antesala del festejo.

El júbilo de los recién casados se comparte con los invitados al banquete nupcial. Las apetitosas boquitas son la antesala del festejo.  

Por Narcy Vásquez

Los bocadillos, pasabocas o entremeses, como se les conoce, son el deleite en miniatura para el primer brindis.  Patricia Cruz, de Cimagina eventos, explica que al elegir las boquitas de una boda debe considerarse el menú en la cena para evitar repetir sabores.

Uno de los factores determinantes para dejar un buen sabor de boca en los asistentes son la calidad, cantidad y originalidad de los alimentos y bebidas.  Asimismo, es importante conocer el perfil de los comensales, y así brindar un menú que se adapte a jóvenes, niños, o para quienes estén a dieta, sean vegetarianos o, por razones de salud -hipertensos, diabéticos y celíacos-.

Es conveniente que el organizador converse con el coordinador de la empresa de catering o con el personal de banquetes del hotel, y así preparar la variedad de la degustación para la elección final.  


bebidas-5

JUSTO A LA MEDIDA

El cálculo de la comida y bebida es clave para saber cuánto ajustar en determinado momento, lo cual se logra previo a una planificación.  Además, se podrá controlar, coordinar y conducir con más criterio a los proveedores.

Las boquitas dulces deben ser tres por persona.

Al servir cena, se eligen siete por invitado o media bola de queso para cinco comensales.

Si la celebración de la boda es tipo cóctel con horario del almuerzo o cena, se toma en cuenta alrededor de 15 boquitas por persona.

Cruz explica que en los hoteles y empresas de banquetes, hay un menú establecido de entremeses, sin embargo, con las sugerencias de los chef profesionales, organizadores y anfitriones pueden implementarse nuevas opciones, según el concepto de cada evento.

bebidas-4Degustación alimenticia

La presentación dependerá de los bocadillos que se ofrecerán en el evento.  Algunos son tipo bufé o se reparten en azafates.  Cuando son variedades de quesos, jaleas y jamones con pan es preferible ponerlas sobre una mesa, indica Cruz.

En las bodas se hace una prueba de menú para evaluar la muestra, por lo cual es más fácil conseguir un resultado de calidad que combine la elegancia, armonía y sabor al mismo tiempo.

bebidas-6

Tradición y creatividad

Aún se conservan las boquitas típicas, con variaciones saladas, dulces, canapés especiales, pinchitos clásicos y vegetarianos, así como las calientes y frías.  

A decir de Besnier Juárez, de una empresa dedicada a la elaboración de estos entremeses, cuentan con la comida típica guatemalteca y también con recetas gourmet, opciones más saludables, bajos en grasa y carbohidratos.  Los platillos no son voluminosos.  Al igual es fundamental innovar en otros aspectos como la mantelería y cristalería, agrega el profesional. 

Lo ideal es optar por diversidad de sabores y colores porque serán parte de la decoración de las mesas.  En cuanto a las saladas, algunos anfitriones prefieren combinaciones de quesos, frías o calientes.  “Con las individuales es mejor ofrecer a los invitados diversidad en cuanto a pollo, carne y marisco, unirlas con las de queso, jamón, o verduras”, expresa Cruz.

Fuentes: Patricia Cruz, gerente general, de Cimagina Ideas & Eventos, teléfono (502) 4217-2315, patriciacruz@cimaginaevento.com   www.cimaginaevento.com
Besnier Juárez, gerente general, Mil Boquitas, teléfono (502)  2202-6262, www.milboquitas.com   Cómo organizar eventos de Graciela Molina de Prado, de Editorial Longseller.

Encuentra más en Revisa Amiga




Comparte este artículo

Ingresa a



REGISTRO EXITOSO

ERROR


Prensa Libre se reserva el derecho de moderar los comentarios con contenidos ofensivos y ajenos a los temas en los foros.

Terminos y Condiciones | Consultas llamar al 1716


Notas relacionadas