a

Una luna de miel aventurera

Por: Revista Amiga

¿Te animas a disfrutar con tu pareja de una luna de miel llena de aventuras, acción, pasión y armonía con la naturaleza?  Los expertos te recomiendan algunos lugares para que ambos se olviden del estrés de la boda y comiencen con emoción la aventura del matrimonio. Todo comienza al elegir entre el ramillete de opciones […]

¿Te animas a disfrutar con tu pareja de una luna de miel llena de aventuras, acción, pasión y armonía con la naturaleza?  Los expertos te recomiendan algunos lugares para que ambos se olviden del estrés de la boda y comiencen con emoción la aventura del matrimonio.

Todo comienza al elegir entre el ramillete de opciones que hay en Guatemala, así como planificar las actividades, las cuales pueden ir desde escalar cerros o montañas, campismo, bucear hasta hacer rafting o parapente.  El límite de esta aventura solo dependerá de la nueva pareja, con base en sus retos y condición física.

En esta diversión es importante que se pongan de acuerdo y elijan un destino que vaya acorde con la personalidad de ambos, con sus intereses y, sobre todo, con el presupuesto.

Si les gusta el agua pueden divertirse con varios deportes acuáticos que se practican en diferentes playas y ríos del país.  Por ejemplo, el rafting está lleno de pura adrenalina y contemplación de la naturaleza.

De acuerdo con los expertos de Extremo a Extremo, el rafting es un deporte extremo que se práctica en los ríos que tienen cierto grado de turbulencia, pues se trata de un descenso sobre el mismo, en una embarcación -que generalmente es una balsa salvavidas- en la cual cada uno de los participantes tiene un remo para irle dando dirección sobre la corriente.

Guatemala cuenta con ríos caudalosos como el Cahabón, en Alta Verapaz, y el Nahualate, en Suchitepéquez, dos de los más populares.  Si se animan ¡pónganse el casco y el chaleco salvavidas, tomen su remo, súbanse a la balsa y disfruten de un par de horas cargadas de emoción en pareja!

Quieren más aventura

Si son de las parejas que no quieren tumbarse en una hamaca o encerrarse en un hotel, entonces las opciones para celebrar la luna de miel con aventura son muchas.

¿Se imaginan saltando de un avión a 12,000 pies de altura, caer a una velocidad de 260 km/h y disfrutar de una vista única y privilegiada mientras viven uno de los mejores momentos de su vida?  Eso es lo que se siente en el paracaidismo o en el Salto Tandem.  Es un deporte extremo, pero seguro en donde con un paracaídas saltan de una aeronave junto con un instructor profesional y simplemente disfrutan, mientras el experto se encarga de dirigir el aparato.

Pueden seguir su itinerario de emociones con una escalada o rapel, el cual es un descenso controlado con un sistema de cuerdas dinámicas en superficies naturales o artificiales de alturas considerables.  La dificultad es tan grande como lo quieran.  Puede ir desde alturas de 30 metros, hasta mayores a los 90 metros, como en el caso del Cimarrón.

Pero si lo prefieren, el montañismo es otra opción.  En Guatemala hay empresas que ofrecen expediciones para enfrentar, vivir y disfrutar una aventura en la montaña.  Podrán decidir desde el clima frío y el viento de los grandes volcanes hasta la húmeda selva tropical y las calurosas áreas orientales del país.

Dentro de la planificación podría incluir una experiencia de espeleísmo, cuya emoción consiste en la exploración deportiva de cuevas, cavernas y grutas.  Sus itinerarios pueden durar desde varios minutos, hasta horas e incluso días.  Los recorridos se realizan en áreas secas, húmedas o en ríos subterráneos.  En Guatemala hay muchas grutas por recorrer, principalmente en la parte norte de nuestro país.

Y para seguir, que tal un paseo en bicicleta por diferentes tipos de terrenos que pueden ir desde tierra, lodo, arroyos hasta obstáculos como huecos, piedras, troncos y ramas, acantilados, pendientes diversas y rutas sinuosas.

Otra de las experiencias que resultará emocionante es el buceo recreativo.  En nuestro país podemos practicarlo en muchos lugares, los más conocidos son: Laguna de Ayarza, Lago de Atitlán, Punta de Manabique, Cayos de Belice y Parque Hun Nal Ye.

Si prefieren bajar un poco de aventura, pero tener contacto con la naturaleza, la observación de aves es otra alternativa.  De acuerdo con el Instituto Guatemalteco de Turismo, Inguat, Guatemala tiene reportadas unas 720 especies de aves de las cuales al menos 150 son endémicas regionales.  Hay un promedio de 42 destinos con facilidades para la observación de aves.

Otra oportunidad es disfrutar la experiencia del canopy, donde a la par de sentir la adrenalina observarán una variedad de fauna y flora desde las copas de los árboles.

También las olas del pacífico son una de las mejores a nivel mundial para practicar surf.  Distintas playas están disponibles para disfrutar de este deporte.

Pero en esa guía de diversión no deben faltar actividades como el Gotcha, Surf, Puenting, Bungee, Ala Delta, Camping, Cayoning, Snorkeling y otras.

En fin, las opciones para disfrutar una aventura en pareja son muchas y en todas pueden combinar esparcimiento, diversión, gastronomía y contacto con la naturaleza, ¡el plan perfecto para recuperar la energía después del estrés de la boda!

Por Jeovany Ibañez

Encuentra más en Revisa Amiga




Comparte este artículo

Ingresa a



REGISTRO EXITOSO

ERROR


Prensa Libre se reserva el derecho de moderar los comentarios con contenidos ofensivos y ajenos a los temas en los foros.

Terminos y Condiciones | Consultas llamar al 1716


Notas relacionadas